jueves, 13 de diciembre de 2012

Ad&d en mi vida


Año 1998, Valladolid, tienda de Games Workshop:

Yo- Pues yo antes jugaba al rol, pero la gente se cansó y me piqué a esto por los Altos Elfos…

Lothar-  ¿A qué jugabas?

Yo- Al Señor de los Anillos, exploramos Moria, una torre del Nigromante (alias Sauron) en el antiguo Cardolan, Angbad… (tirándome el moco en plan gafapasta)

Lothar- Amm… Pues yo dirijo Dungeons & Dragons…

Yo- ¿Puedo?, ¿Puedo?, ¿Puedo?, ¿Puedo?, ¿Puedo?.......

Lothar-…. A unos amiguetes…..”


 Así comencé mi camino en Ad&d. con fotocopias encuadernadas, una pantalla de master de fotocopias sobre un cartón de un puzzle del Titanic en los bancos del patio de Lothar, mientras otros jugaban con un balón, iban en bici o saltaban a la comba. Yo seguía cazando orcos.
Lothar (Master), Crassus (Enano guerrero/ladrón), Jhonny (Halfling Mago), Deedit (Elfa Monja salida), Davis (Guerrero Humano) y Eric Trajen (“de los trágicos Trajen” Semielfo Explorador, (yo) componíamos el equipo de Héroes (nunca nos consideramos mercenarios, aunque no moviamos un dedo si no pagaban).
Del Valle de la Sombra al Valle de la Daga, pasamos por Ravenloft, morimos, revivimos y reímos y mal vivimos. Crassus y Seth Trajen (cuando murió Eric, buscaron a su hermano para que les ayudase con la venganza) combatían en coraje por el amor de Delssanora (PNJ Elfa Pelirroja Car18) que vino una temporada con nosotros.

Probamos Dragonlance y sufrimos los kenders (¿No queríais Dragonlance?)

Poco a poco, las fotocopias se convirtieron en libros básicos, muy caros y escasos, en nuestras estanterías.

La adolescencia me distanció de este grupo, pero el sentido heroico me hizo volver al poco.
Los estudios y la distancia robaron a unos, pero las leyendas de nuestras hazañas trajeron a otros, con los que bebimos, amamos, reímos y luchamos.

Pasaron unos años intensivos de Vampiro y Resacas (Beliagal es testigo).

En 2004 saltamos de Ad&d a D&D, con ilusión y miedo, abandonamos el 2 y subimos al 3.
Un nuevo Faerûn era amenazado por hordas de goblins y nuestros nuevos héroes eran novatos
y los jugadores estaban desorientados.
Nos costó aprender nuestras dotes y habilidades, pero lo hicimos.

Lothar (otra vez tras la pantalla) Morgion (mago humano) y su gato Vientogélido, Berem (Pícaro Humano), Quinath (Semielfo Explorador) y Korhill (Guerrero Elfo (yo).
Descubrimos que tras los torpes ataques de goblins, había una horda, que era dirigida por unos magos-demonio…

La magia no había muerto, porque los jugadores eran otra vez, niños soñadores.
Y nuestra fantasía seguía ahí… justo donde la dejamos, ante una puerta oxidada, unas escaleras oscuras, olor a humedad y risas macabras más abajo….
Tanto que conseguimos que una partida de un jueves durara una dekhana (es una larga y divertida anécdota, empezamos a jugar un jueves en verano, salimos de fiesta, bebimos como enanos en una boda, y seguimos ese ritmo de roleo y fiesta casi non-stop durante 10 días. Durante ese tiempo, siempre era Jueves 15 de Agosto…)

Bajamos hasta la Infraoscuridad, para acabar con unos Drows, y encontramos zombis (de los de verdad, no infectados), vampiros, banshees, krackens, Ilícidos y hasta contempladores.
Podéis leer más de ese viaje, aquí.

Cometimos un error, leímos tantos libros de dotes y queríamos arañar hasta el +1 más ridículo (estoy hablando de personajes Nivel 14-16) que un combate se tardaba más rato del debido.
Olvidamos que el juego es dinámico, va de jugar una acción cinemática y no se puede estar 10 minutos reales un asalto (“tú ponte aquí, que así luego va este y tenéis flanquea mientras yo os doy +1 por…”, “te olvidas de que hoy es jueves y mi dios me da +1 los jueves”) Pasamos más tiempo discutiendo normas, que disfrutando el juego.

Olvidamos la “Regla de Oro”, diviértete y olvídate de las reglas.

Empezó la gran sequía, la parte de mi vida en la que, por trabajo, sólo se puede jugar mini-módulos, leer lo que tienes y seguir acaparando…

Conocí Embelyon, un retroclon de d&d 3 que me gustó, simplificar las cosas.
Trabajé durante un tiempo en mi propia versión del SRD, "Leyendas de Xäntär".
Una versión en tamaño A5 de mi forma de ver Dungeons. 
Con reglas caseras, ilustraciones de google (dibujar no es lo mío) y mucho cariño.
Tomando detalles de aquí y allá, manga, fantasía, Eberron...
Pero nunca tenía suficiente tiempo y "total, sólo lo voy a leer yo..."

Poco más tarde Steinkel y sus amigos publicaron el famoso “Aventuras en la Marca del Este” (no podría hablar de Ad&d sin mencionarles).
Nunca llegué a conocer la Caja Roja de Dalmau (de hecho hasta que no leí Fanpiro, ni la conocía) pero estos chicos han conseguido reinventar la esencia de lo que sentí el día que conocí Ad&d. Al principio, la gente comentaba “sólo es un retroclon, es decir una copia” a lo que yo decía “¿eso es malo?, es decir, a mi Ad&d me ha llenado siempre….”
Pasé la mañana del estreno en Dracotienda pegado al pc, rezando pillar una caja… no hubo suerte… la maldición de la Caja Azul otra vez…
Pero hubo una segunda tirada.
Esta vez pillé dos, una para mí y otra para un amigo (que luego no quiso)
Me desvío.
“Aventuras en la Marca del Este” consiguió una cosa que llevaba tiempo deseando un manual en tamaño A5. Simple y llanamente.
Me cansé de cargar kilos de libros de d&d 3ª, mas battlemat, mas figuritas….
Lápices del Ikea, Mi lapicera (lleva mucho recorrido), dados, el A5 y fichas, al zurrón. Peso: 1 Kg

Ahora es el sistema que utilizo, al principio, pensé “¿Y el Elfo Pícaro?, ¿y el Enano Ladrón? (Crassus) ¿y el Halfling Mago? (Jhony) para esto me vuelvo al Ad&d…” y ahora es una de las cosas que más me gustan. 
Su simplicidad. Ahora hay nuevas clases, sale la Caja Verde con Ninjas, Samuráis, hasta un astronauta… pero el espíritu es el mismo de hace años.
Papel, dados e imaginación. Simple.

Tanto que unos amigos y yo, en las Jornadas Advanced Castilla & Dragon, de Valladolid, dirigimos un módulo que saldrá en 12 Meses 12 Módulos, al más puro Ad&d (no quiero desvelar nada más  ^0^) basado en "Aventuras en la Marca del Este" y la gente quedó muy contenta con la beta 1.2 (uno nos pidió el módulo y le pedimos estricta confidencialidad) 


Me ha quedado una entrada un poco larga para meter todas las fotos de mi colección de Ad&d, ahora que tengo vuestra atención, voy a tomarme unas licencias y seguir otro día….
¡¡¡Muhahahahaha…!!!!

Pero como premio por haber llegado hasta aquí, una foto:

Dragon Dice
Random Number Generator
Están sin abrir, en la parte trasera aún pone su precio “475 Pts.”, los conseguí en eBay en una tienda de una juguetería al ridículo precio de 1€ (más 2€ de envío) y son uno de los puntos más frikis de  mi colección y de mis favoritos y curiosamente muy parecidos al primer set de dados que compré, para el MERP. 
Están fechados en la parte trasera en 1986, con lo que son la tercera pieza más antigua de mi colección de Ad&d.

Próximamente, Ad&d Colección (esta vez sí, prometido…)

12 comentarios:

  1. Muy interesante la historia de tu particular AD&D. Nosotros compramos los libros en Discoplay, hace ya un porrón de años, después de haber jugado un montón de campañas a MERP. Recuerdo la primera partida "Terrible problema en Tragidore" que venía con la primera pantalla. Fue una pasada y el enganche fue inmediato. De ahí nos fuimos a Dragonlance a jugar los clásicos, Ravenloft, forgotten, Darksun. Muchos años sacándole todo el jugo a AD&D, para mí, junto con Runequest, de lo mejorcito y más nostálgico del rol.

    Espero esas fotos de la colección.
    Un saludete!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas de nuevo.
      Nosotros el material con el que empezamos de MERP fue el básico (que regalamos a un amigo, por error, pues pensabamos que era de ilustraciones del Señor de los Anillos) y las fotocopias que hacíamos de los libros de la biblioteca pública (tenían mogollón de cosas de Merp, Runequest y Cazafantasmas donde los comics. Me pregunto que habrá pasado con ellos).
      El enganche fue instantáneo, como tu bien dices.
      Hablo de esos días de hace "sólo" ventitantos años y recuerdo casi cada tirada de la primera partida

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. A vosotros por el juego ypor la visita
      En breve haré una reseña del material de Ad&d y Marca del Este.
      Espero que os guste el blog y los juguetitos que veais.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas Gracias :)
      Comentarios así son los que animan a seguir.

      Un abrazo y como a todos, estás en tu casa

      Eliminar
  4. Madre mía, los domingos a las 11:00 jugando ya a Vampiro y con una cerveza de desayuno para quitar la resaca... XDDD

    Qué tiempos. ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las Apatatas Picantes, para hacerlo todo mas "sencillo"...

      Eliminar
  5. Querido Amigo, te cuento que yo conocí ad&d 2da. en 1992, jugué varios años hasta terminar el liceo, pero luego por estudios, luego trabajo y familia, lo tengo bastante abandonado, pero nunca olvidado, siempre lo llevo en el corazón y lo recuerdo con cariño, ya que jugando con mi grupo he pasado (salvo claro excepciones) los mejores momentos de mi vida. Cuando comenzamos a jugar, solo teníamos referencias del manual del jugador, algunas hojas perdidas de la lista de armas, las clases y las razas, en fin las primera hojas, el resto era todo tradición folklórica de el hermano de mi master que lo había leído y sacado algunas copias en un viaje suyo me parece a la capital. Ni dados teníamos, jugábamos con algunos d6, y el resto eran papelitos con los números en una bolsa, o las bolillas de la lotería casera. Pero como todo lo inevitable paso, el grupo se dispersó, algunos por obligaciones y otros se creyeron ¿¿¡¡madurar!!??. Años después, algunos se reunieron con la novedad de la 3ra. ed., pero no me sentí muy a gusto con tanto "critico", casillas y reglas que tener en cuenta, no se, no me gustó, prefería el otro sistema que me resultaba mas fácil y estaba acostumbrado; además había dejado de ser rol y era más bien un juego de “estadísticas”, se había perdido la esencia, no dejaron a mi enano mear en la fuente de los elfos “no sea cosa que se ofendan y te tenga que aplicar no se que modificador” ¿Qué??? Si mi enano estaba borracho y tenía ganas de mear, el ruido de la fuente lo incitaba. Además “no todo es sajar y pinchar” decía por algún lado el manual del jugador no??? Pero había que pinchar a alguien de vez en cuando. En definitiva no jugué por varios años más pero siempre tuve la esperanza de volver a hacerlo. En la actualidad le mastereo a mis hijos, pero todavía no pude volver a jugar (tengo mi hoja de personaje casera de hace 21 años aun con la esperanza de encontrar un DM que me acepte en un juego con ella). Abrazos desde Mar del Plata, Argentina. Maximiliano Blanco Rio. maximilianoblancorio@hotmail.com faceboock: Maximiliano Ernesto Blanco Rio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu comentario.
      Creo que reflejas perfectamente cómo nos sentimos todos los que hemos crecido con los juegos de rol. La falta de tiempo físico para realizar todo lo que la imaginación necesita.

      Muchos blogs comentan que son padres y que juegan al rol y juegos tipo Heroquest con sus peques, y me encanta ver lo felices que son los peques.
      Indudable, yo seré un padre de ese tipo, y espero dar la talla.

      Dark_Arrow, Wikario y yo, nos estamos demostrando que el sistema de juego, es lo de menos. Incluso, es un estorbo. Debido al poco tiempo que tenemos, debe ser lo más simple posible, porque es el que realmente más se adapta a todo y menos tardas en aprender/enseñar.

      Un abrazo desde mi friki cueva, estás en tu casa.

      Eliminar
  6. Hola,
    Por si no lo habéis visto ya os paso el enlace del video que hicimos en mi club el año pasado:

    https://www.youtube.com/watch?v=McWDyGRb6RE

    Por cierto, si aún tienes ese blister de dados, t elos compro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que vi, el vídeo.
      Me parece genial, de hecho lo tengo descargado en el móvil como vídeo y como audio para re disfrutarlo de cuando en cuando (sobretodo en el trabajo o pintando minis)

      Siento decirte que ni loco me deshago yo de esos dados... :P
      Lo siento...

      Un saludo y gracias por tu comentario, espero verte por aquí a menudo.

      Eliminar