lunes, 23 de septiembre de 2013

Mazes & Minotaurs II

Aioros y Esperios estuvieron a punto de perderse en la oscuridad de las cavernas.

A cada paso que daban, una nueva amenaza los encontraba.

Heridos, fatigados hasta el punto de casi no poder levantar el hoplón, continuaban con su misión.
La vida de los hombres, mujeres y niños de los pueblos cercanos, dependían de ellos.
Ya descansarían si los dioses les privaban de su vida, pero, no todavía.

Una tenue luz iluminaba las siluetas de esos malditos hombres cabra.
La sangre, el sudor, la oscuridad y el cansancio les emborronaba bastante, era difícil saber si eran cinco, diez o cincuenta. Tampoco importaba, estaban allí y debían estar, ellos o los héroes.
La batalla final se acercaba.

Los salvajes Hombres Cabra hubieran cargado contra ellos, pero estos, eran astutos.
Se plantaron delante de la fogata para que estuviéramos deslumbrados e hincaron rodilla al suelo para lanzarnos flechas.

¡¡Tenían armas elaboradas!!

Hasta ahora, las armaduras de cuero y bronce, eran muy efectivas contra sus garras y garrotes, pero eran un defensa más débil contra flechas.
Si fallaba el hoplón, la cosa pintaría muy mal....

Una silueta, de pelaje blancuzco, empezó un cántico macabro justo cuando los héroes empezaron a correr en su contra.
Su cabeza se llenó de miedos de la infancia, dudas y sonidos de risa ralentizados.
Cerraron los ojos mientras cargaban, negando con la cabeza esos fantasmagóricos pensamientos y la batalla comenzó.

Las flechas silbaban y chocaban contra sus escudos y yelmos de bronce, gruñidos agónicos retumbaban con cada lanzada. Un muerto y otro y un tercero, los cadáveres de las bestias se amontonaban a sus pies.

Espalda contra espalda, Aiorios y Esperios parecían conocerse de vidas pasadas, como Aquiles y Ajax, héroes famosos de las edades antiguas.

Otro cántico resonó en la caverna y una bestia empezó a gemir de furia y dolor.
Mientras los guerreros remataban a este macabro rebaño, uno de ellos comenzó a crecer, lentamente desde sus casi dos varas (2m) hasta más de las tres varas.  Su gruñido era capaz de helar la sangre de las venas de un  hombre común.

Lástima que no hubiera ninguno en las grutas, pues Aioros y Esperios no eran hombres, eran dioses en la batalla, la última esperanza de muchos pueblos.
Si debía de haber algún temor, debía haberlo en el corazón de las cabras demonio.

Con unas torpes zancadas la bestia fue arrasando con todo hasta llegar a los héroes, no menos de tres bestias murieron arrolladas por ese macabro demonio.

Unas garras grotescas y afiladas chocaron contra los hoplones de los héroes,mientras,  sus lanzadas pinchaban su carne, haciendo brotar una sangre espesa y negra.  La bestia no notaba dolor.

En un descuido, cuando el gigante cornudo se centro en Esperios, Aioros usó su adornada sarisa como una jabalina, intentando segar la vida del hechicero de pelaje blanco.

Diez tensos segundos, estuvo la lanza en el aire.
Diez latidos pesados, les tenían en vilo.

Esperios había clavado su sasira en la bestia gigante pero necesitaba ayuda.
Aioros desenvainó su espada y giró para ayudar a su hermano de armas.
Un corte aquí, una lanzada allí y la bestia fue enviada a lo más hondo del Río Estigia, deseando venganza contra nuestros amigos griegos.

Al girarse hacia donde había estado hacía un momento el hechicero con las armas en ristre, se llevaron una decepción.
La lanza de Aioros yacía rota en el suelo. con la punta ensangrentada.

Hicieron lo que pudieron, pero el líder escapó.
Habían salvado muchas vidas.
Pero ¿Por cuanto tiempo?


Quedamos el combate en mitad de una sesión y para la siguiente llevé las minis pintadas.
Pero como soy tan melón, no saqué ninguna foto.... :(





Las salvajes aventuras de Mickey y Donald, podría decirse por la pantalla XDD

5 comentarios:

  1. Tranquilo compañero. Tarde o temprano las bestias volveran a asomar sus deformes cabeza. ¡Y entonces se las cortaremos!

    ResponderEliminar
  2. Vengaremos a Tellis, a su mujer, a sus hijas gemelas, a sus cabras, su melón, su olivo y demás cosas que fueron violadas salvajemente, de forma mezquina....
    Tellis hijooo, ¿ya estas llorando??
    ¿Te has acordado de tu aldea? ¿de tu familia y demas...?

    Lo dicho, mataremos a esas bestias desalmadas....

    XDD

    ResponderEliminar
  3. Nooo...mi familia..mis nietos, mis concuvinas...

    ResponderEliminar
  4. El toque bizarro disney es obvio, po favó!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre y cuando no nos obligues a cantar....

      Eliminar